Alternativas a los Planes de Pensiones

Como comenté en el post de la semana pasada, habrá personas que no puedan disfrutar del efecto fiscal de realizar aportaciones a Planes de Pensiones, o PPA, pero teniendo presente la posible disminución de su pensión frente a su último sueldo deben tener en cuenta que existen múltiples figuras de ahorro dentro de los seguros que les sirvan para su jubilación. 

Uno de los productos más ventajosos, son los PIAS (Plan Individual de Ahorro Sistemático): es un producto de ahorro a largo plazo, son de nueva creación en las últimas reformas del IRPF, por lo que es posible que haya personas que todavía no conocen este producto. Con este producto vamos haciendo aportaciones según nuestra disposición y se nos garantiza también un tipo de interés, por lo que al llegar al momento que queramos rescatarlo al menos tendremos las aportaciones que hayamos hecho, sin riesgo de pérdida.  Las aportaciones a este tipo de seguro no producen ningún efecto fiscal, pero sí en el momento del cobro, pues si nuestro PIAS  tiene más de 10 años de antigüedad (por ejemplo para rescatarlo a los 65, empezaríamos a aportar a los 55), y decidamos cobrarlo en forma de renta vitalicia toda la rentabilidad obtenida a lo largo de la vida del producto estará exenta de tributación. Es decir, en total hemos desenvolsado a lo largo de los últimos 10 años 50.000€, y al final de esos 10 años queremos disponer de ellos, y hay acumulado debido al tipo de interés del producto 60.000€, si esto fuera un depósito tendríamos habríamos obtenido un rendimiento de 10.0000€ por el que tendremos que pagar a hacienda el 19% de los primeros 6.000€, y el 21% de los 4.000€ restantes. En el caso del PIAS esos 10.000€ de rendimiento estarían totalmente libres de impuestos, si se dan los requisitos comentados.

Estas ventajas fiscales lleva a que existan unos límites a las aportaciones que son de 8.000€ anuales, con un máximo total a lo largo de la vida del producto de 240.000€. 

Cabe también comentar que los PIAS tienen liquidez, es decir, en el momento que queramos podemos retirar el dinero aportado sin ningún problema, y tributaremos por los rendimientos generados al 19%-21% en la Base del Ahorro del IRPF, pero este tipo de producto no está enfocado a que dispongamos de él, sino como mínimo a que tenga una vida de 10 años, y los decidamos cobrar como renta vitalicia, pues es el modo de disfrutar de la exención fiscal. 

También es importante decir, que los PIAS pueden movilizarse de una aseguradora a otra, por lo que si encontramos una oferta de un PIAS que nos garantiza un tipo de interés mejor, podremos cambiarlo, estos traspasos no están tan regulados como los traspasos de planes de pensiones pero si son posibles. 

1 Comentario

  1. Alberto de Castelo

    Hola David!!

    Aunque su destino final no es ése, también han servido (y sirven) para rentabilizar ahorros que por un motivo u otro los clientes no quieren inmovilizar por un período de tiempo, gracias a, como muy bien comentas, su liquidez.

    Éste fenómeno se dá sobre todo, como decía, en gente que quiere tener absoluta liquidez, para intentar que la inflacción erosione lo menos posible el ahorro y también en épocas de bajos intereses, pues si éstos suben pueden rescatar el dinero, actualizando los intereses a la fecha de rescate.

    Felicidades por el blog, figura!

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *